El mito del feminismo islámico

Es verdad que al islam se le acusa de oprimir a la mujer, aunque también es verdad que en realidad sucede todo lo contrario. El islam reconoció los derechos y la dignidad de la mujer siglos antes de que nuestros gobiernos laicos lo hicieran. Incluso ahora, la posición de la mujer en el islam es por mucho muy superior a la que ostenta en las  “progresistas” sociedades liberales  de occidente.

Sin embargo, como pasa con el resto de derechos que Allah (swt) les concedió a los seres humanos, los derechos de las mujeres se quedan en el papel y no logran pasar de la teoría a la práctica. La razón es muy simple: no existen autoridades que hagan valer las leyes islámicas, ni una estructura social que promueva los valores vinculados a su  implementación.

Mientras no existan los mecanismos legales y judiciales para poner el islam en practica, ni las mujeres, ni los hombres, ni los niños serán beneficiados.¿Qué hacer entonces para reinstaurar nuestros derechos?

Lea el siguiente artículoEl feminismo islámico no detendrá la opresión de las mujeres, el califato sí.

Anuncios