Los libros y la preservación del conocimiento islámico.

Assalam aleikum wa rahmatullah, inshaallah todos deseemos tener libros reales, impresos y de contenido islámico. Si es así y usted no quiere contribuir a su desaparición inshaallah continue leyendo.
Dado el éxito que ha tenido la dawah por medio de internet y alhamdulilah al hecho de que tenemos ya mucho material digitalizado, ahora nosotros mismos al no comprar los libros reales estamos afectando a ciertos sectores de la industria editorial. Y lo que ahora peligra es la disponibilidad de nuevos títulos en nuestro idioma.
Obviamente al caer las ventas, no podrán pagarse ni las traducciones ni las impresiones.

Tal vez como ahora vemos muchas traducciones en formato PDF sobre todo, estamos perdiendo de vista que la calidad no es la misma y que los materiales una vez digitalizados pueden ser gravemente alterados con mucha facilidad, incluso por intrusos en sitios web confiables.
Mientras una empresa editorial contrata y paga a todo un equipo de editores profesionales  y traductores capacitados que trabaja bajo la supervisión de eruditos y otros alumnos del conocimiento, en el resto de traducciones no existe ese control de calidad.

Con el material impreso, al menos en los casos de las editoriales reconocidas, el lector tiene acceso al editor e incluso a los traductores. Puede conocer sus nombres porque están impresos en las tapas e incluso contactarlos pues en muchos casos también imprimen sus número telefónicos. Si se lo propone incluso el lector podría verificar cómo viven y su carácter islámico en general.
En ese sentido una de sus más grandes ventajas es que nos permiten verificar la cadena de transmisión del conocimiento tan vital para seleccionar nuestras fuentes información.
La otra ventaja que proporcionan tiene que ver con el tipo de contenidos que incluyen ya que en su mayoría éstos libros rescatan la sabiduría que por generaciones la civilización islámica forjó. Incluyen los trabajos de los más grandes sabios que no sólo fueron célebres por sus trabajos, sino que también lo fueron por sus heroicos actos de sacrifico en la causa de Allah (swt).
Muchos de estos libros impresos transmiten sin alteraciones las enseñanzas de los hombres y mujeres piadosos de las primeras tres generaciones y de quienes por cierto, el profeta Muhammad (saw) nos recomendó tomar el conocimiento.

Con esos contenidos más profundos, los libros impresos pueden contrarrestar los efectos negativos que la excesiva circulación de fatwas está causando entre la ummah tales como el estancamiento espiritual e intelectual; la perpetuación de una cultura sectaria o de la descalificación; y la “secularización” del din.

En muchos de estos libros, la evidencias islámicas son puestas en el contexto histórico y político necesario para la correcta comprensión del din. Despiertan en el lector más ganas por adquirir conocimiento y no una actitud meramente irreflexiva y pasiva ante lo que se lee. No es a través de fatwas que el musulmán adquirirá el carácter islámico, el amor por el profeta, por los salaf, ni la inclinación a realizar los mismos esfuerzos que ellos hicieron por el din.

La ummah no puede prescindir de lecturas complejas que eleven su intelecto, que fortalezcan la interiorización de los conceptos islámicos y que ayuden a la distinción entre la verdad y la falsedad. Leer más sobre el din, sobre la historia del Islam y de los musulmanes nos ayudará inshaallah a eventualmente restaurar poco a poco la forma en la que el din fue transmitido desde los inicios.

Necesitamos tener acceso a más autores, a más títulos; a trabajos antiguos, a trabajos contemporáneos. Necesitamos formarnos un criterio y definitivamente más conocimiento que nos permitirá entender cuál es desgraciadamente el interés político detrás de esta aberrante simplificación del conocimiento islámico que muchos foros y otros sitios web persiguen.

Inshaallah quienes tengan acceso a material impreso de décadas atrás puedan hacer una comparación entre lo que se solía leer y lo que se lee ahora en Internet, seguramente habrán notado la diferencia. Cambios que parecen menores pero que no por causalidad favorecen a las oligarquías políticas en los países musulmanes: hadices con traducciones diferentes o reclasificados, temas ausentes, los significados de los atributos de Allah también alterados, etc.

Sea esta una invitación a comprar más libros impresos y si Allah quiere a colaborar así con la preservación del Islam.
No sabemos por cuánto tiempo podamos estar conectados y además es importante heredarle algo tangible a las futuras generaciones para que ellos a su vez estén alertas de las “reformas” que pudiera sufrir el conocimiento islámico.
Assalam aleikum wa rahmatullah

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: